MANTENIMIENTO Y LIMPIEZA DE LOS PISOS LAMINADOS
El clima ideal para tener piso laminado debe estar entre los 18 grados centígrados y los 26 grados centígrados de temperatura , con una humedad entre el 40% y el 60%. Esto puede asegurar que las dimensiones del piso no se alteren. A continuación damos algunas sugerencias para un buen mantenimiento de los pisos laminados: El piso tiene resistencia a los rasguños pero para extender la vida útil de éste, en un área especial como las puertas de entrada y salida o lugares en donde están ubicadas las sillas o patas de los muebles se deben colocar tapetes y/o almohadillas de fieltro. Para la limpieza diaria se debe barrer el piso seco con una escoba suave o una mopa. Si hay tierra, se debe usar primero un paño ligeramente húmedo y luego se debe usar otro paño seco. Para dejar los pisos brillantes y limpiar las rayas superficiales se puede hacer una mezcla de: 1/3 taza de vinagre 2 chorros de detergente líquido para platos Agua tibia (Aproximadamente un galón) Para remover las manchas de pintura, aceite, pegante, esmalte, entre otras le damos las siguientes recomendaciones: Las manchas de sangre se deben limpiar usando un paño retorcido y agua tibia. También el limpiador de ventanas puede ayudar a remover este tipo de manchas. Las manchas de café, té, chocolate, zumo, gaseosa, leche, vino, bebidas y grasa se limpian usando un paño, agua tibia y una pequeña cantidad de detergente sintético. Las manchas de cauchola, aceite, alquitrán, betún para zapatos, hollín, esmalte de uñas, lápiz labial, tinta para dibujar, lápiz de color, tiza, pintura; se limpian con alcohol blanco o acetona pero teniendo cuidado, en el caso de los pisos biselados, de que estos removedores no se penetren en las ranuras. Las manchas de cera de vela o de chicle se debe raspar cuidadosamente con algo de plástico y, posteriormente, limpiar los restos con acetona o alcohol mineral. Las manchas de crayolas se deben remover con alcohol mineral y frotar con un paño húmedo. Las marcas de tacón se pueden quitar con un borrador de lápiz. El esmalte de uñas se limpia con acetona. Limpie con un paño húmedo con agua tibia una vez haya terminado. La tinta se puede limpiar con un paño humedecido con agua tibia. Recomendaciones Para cuidar los pisos laminados: Asegúrese de que el trapeador o el paño húmedo que usa para limpiar el piso no esté demasiado empapado y, si puede, seque el piso luego con un paño suave. Limpie los derrames o el agua con una esponja, un paño seco o una toalla de papel. No permita que los charcos permanezcan en la superficie de su piso laminado durante demasiado tiempo porque podrían causar deformaciones. No use limpiadores abrasivos para el mantenimiento de pisos laminados. Es mejor evitar, inclusive, cualquier producto de limpieza y brillo que ofrecen en el mercado. No use paños de acero o estropajos porque rayan la superficie de los pisos. Recuerde, el piso laminado no es de madera real, por lo que nunca debe ser encerado o pulido. Cuando se utiliza calefacción la temperatura de la superficie no debe ser mayor a los 26 grados centígrados.

Copyright © 2018 IKAT, Inc. All rights reserved designed  by  Onsitecomputerservices, inc